Viajeros de Atención Plena


En las últimas semanas he pensado mucho en los cambios que experimentará nuestra realidad tras este paro. Entre las primeras posiciones esta nuestra movilidad geográfica, es decir, nuestra época de la conquista del planeta.

Era imposible, bajo mi punto de vista, mantener a miles de Cristobal Colon haciendo sus “Américas“ por el mundo.


Los vuelos económicos y llenos de turísticas se quedarán en el pasado, en nuestro nuevo AC (Antes del Covid). Lo que puede ser una pena para unos, es maravilla para otros. Sin ir más lejos, muchos animales están gozando como no lo hacían hace mucho desde que movemos menos aviones y barcos. Mucho se ha dicho sobre el impacto ambiental del turismo y no voy a ser yo quien hable por los científicos, los datos esta ahi para quien quiera saber más. Como fundadora del proyecto turístico Gran Canaria Mindful Travel en las Islas Canarias, pienso que es una gran oportunidad para diferenciarnos cómo producto/servicio ante el mundo. Es una oportunidad para mimar la tierra y revertir el impacto negativo del turismo de masas en la comunidad.


El archipiélago no sería lo mismo sin su clima, las islas no serían lo mismo sin sus montañas y costas. La energía de esta tierra no sería la misma sin sus gentes. Es por eso que en mi visión, las propuestas que unan el concepto de hospitalidad isleña, infraestructura y clima serán los puntos claves que hagan que no solo sobrevivamos, sino que además crezcamos.


Pensar en un turismo que involucra a la comunidad es sin duda un sueño de sostenibilidad. Los detalles pueden cambiar según el criterio de cada empresa, pero la filosofía debería ser similar. Un grupo de sistemas moviéndose en una dirección, algo como un manifiesto como hoja de ruta hacia el progreso humano.



Proteger la naturaleza, cuidar de la comunidad local y dar visibilidad a los pequeños negocios que cuidan de las tradiciones deberán ser ley en este futuro de ensueño. Necesitamos creernos que compartir nuestra tierra, sus recursos y la cultura local con viajeros que aprecien las islas es algo que merecemos. Tal vez menos huéspedes pero los que lleguen que sean respetuosos con el entorno, las tradiciones y forma de vida local. Ser una parte activa en la ayuda de propiciar a los viajeros que nos visitan la posibilidad de disfrutar de una experiencia auténtica que guarden para siempre en su memoria. El lujo es la naturaleza, el lujo es el servicio, no el número de estrellas del resort. Servicios personalizados; masajes, excursiones con guía, clases de yoga, cocinero privado... Nuestro servicio como lujo.

Un nuevo modelo que pasa por dejar de explotar y se acerca más a amabilidad. Un nuevo modelo en el que todos hacemos grande a la “marca”.


Porque Gran Canaria y el resto de las islas lo merecen, lo mismo que sus habitantes. Todos debemos alentar a nuestros viajeros a salir y conocer la isla, ser ejemplo de sociedad comprometida con el medio ambiente, calles y playas limpias, este es el futuro del nuevo modelo turístico que merecemos.


Los viajeros del futuro deben llevar en su pasaporte el sello de:


CIUDADANO DE ATENCIÓN PLENA.


#GCMFT

0 vistas