No te dejes engañar


En blanco y negro

En colores


Las redes sociales muchas veces son un canal desde el cual se nos muestran mentiras en todos todas las tonalidades.


Hace poco tenía una gran conversación con una persona que tiene un cancer, muy avanzado además, y tras un rato charlando coincidimos en que comentarios como “se fuerte” “lucha” “no te rindas” son frases que llegan desde lo que quieren otros para ella y que muchas veces no se corresponden con lo que ella desea.

Esas frases, esos ánimos es como esperan quienes están alrededor que ella y otros en su situación actúen. Lo que muchos no se han ni parado a pensar es que la persona que está en medio de la situación tal vez no quiere escuchar eso, tal vez no lo necesita. Quizás solo quiere vivir su proceso, a su manera.


Las redes funcionan un poco así. Como el maquillaje o la peluca del Cáncer (espero que no te ofendas con lo que lees, hoy lunes primera hora 😜 y si lo haces, si estás permitiendo que yo te posea con mis reflexiones, te toca trabajar en ti✨)


Porque digo esto?


Pues porque las redes sociales tienen la capacidad de cambiar, ocultar, solapar... con solo un filtro cambiar la realidad.


Como coach de profesionales he visto a personas que se dedican a enseñar a personas a meditar y ellas en el día a día no lo hacen, personas que ofrecen talleres sobre Mindfulness y luego no practican de verdad la atención plena en sus vidas pasando por alto los detalles... personas que comparten yoga y desde su posición de “poder” se toman la libertad de poner sus mapas mentales en otros que se acercan con vacíos. O que directamente hacen de sus puestos de trabajo un harem 🤦🏽‍♀️


Las personas durante la vida nos perdemos continuamente... volver al camino es parte del juego. Permitir que el agitado caos nos revuelque y nos tire en otro lado del tablero como si fuéramos dados también es sano.

Así como es sano descansar.


Conozco personas que valen mucho y no dejan que sus talentos brillen como deberían porque siempre están en “desarrollo” siempre un nuevo curso, siempre un nuevo taller, siempre algo que aprender... porque no se creen suficientes. O quienes están dando vueltas como pollo sin cabeza tratando de trabajar en todas partes acaparando más espacio del que realmente necesitan y el tiempo terminará enseñándole que está bien expandirse, pero la avaricia rompe el corazón....


Si vale parar...

Si vale conformarse...

Si vale rendirse...


Si vale, como cuando hablaba con esta persona enferma, no sentirnos responsables por dejarnos ir y no sentir que con esto defraudas a nadie.


Dejarse ir, dejar de luchar...


Lo hiciste alguna vez?


O eres como el ratón en medio de la rueda corriendo sin saber realmente a donde va?


La palabra rendición a veces no está bien entendida. Una rendición es una muestra de valentía absoluta. Rendirse para mi necesita mucho de valor y fuerza porque conlleva hacer lo que quieres hacer, no lo que tienes que hacer.


Rendirme es abrazar mi vulnerabilidad. Es una muestra grande de auto compasión... es amor puro.


El mismo amor/valor que debemos aplicar a las circunstancias que nos presenta la vida.


Yo me observo estas últimas semanas de embarazo gemelar tan diferente al primero en que solo llevaba un bebé en mi vientre.


Veo a otras embarazadas corriendo como hadas por la playa, haciendo ejercicio, subiendo fotos chulas felices... y digo vale... observa, acepta y continúa. Me rindo a mis dolores, a mi malestar y a mi mal humor.


Me rindo y me abrazo.


Decirle a una embarazada...


<