Mindfulness en el deporte y el entrenamiento físico.

Mas allá de definiciones técnicas, los nombres, las marcas, etiquetas, autores y en definitiva, la herencia de un conocimiento antiguo y moderno de quienes igual que nosotros, también buscaron maneras de estar felices y sanos.


Mindfulness para mi es meditar, es tranquilizar y ordenar la mente. Es tan necesaria como lavarme los dientes, y esta es la idea, es empezar, practicar y crear hábito.

Cómo definición podemos decir que Mindfulness es un estado de consciencia que implica prestar atención a la experiencia del momento presente, y la base de Mindfulness es la meditación ZEN. Y aquí me gustaría decir que para practicar no necesitas convertirte o seguir ninguna religión, es más, me gusta decir a las personas que dentro de ellas mismas ya existe una Diosa, un Dios al cual honrar.

Es una realidad que vivimos rodeados de estímulos que reclaman nuestra atención constantemente y esto nos provoca la sensación de estar siempre ocupados, expectantes, dispersos o cansados. Escucho a muchas personas que reconocen conducir en piloto automático, cocinar pensando en las tareas siguientes, duchar a sus hijos sin casi fijarse en ellos, o estar acostados en la cama preparados para iniciar el merecido descanso del día y no conseguir parar el flujo de pensamientos en relación al trabajo del día siguiente. Esto no es sano, y hasta que la persona no se planta y decide iniciar un verdadero cambio, seguirá repitiendo sin entender demasiado mucho de lo que acontezca en su vida.

En definitiva, estamos, y parece que queremos estar ocupados todo el día porque sino percibimos que no somos suficientemente productivos, y este es un gran error.


Ocurre también que durante la práctica del deporte y la actividad física las ideas que llegan nos distraen, desestabilizan y desenfocan. A veces tratamos de controlar tanto que forzamos de nuestra mente y con esto la agotamos. Me gusta recomendar la opción de adoptar una postura contemplativa, una en la que observamos sin implicarnos, sin juzgar, sin criticar y sin comparar. En este punto la experiencia del entrenamiento se convierte en una actividad en la que realmente estamos enfocados en nosotros y nuestras mejoras.

Muchas personas viven preocupadas por la dieta, que comer cada día para lucir buen, nutrirse y estar sana. De que puede servir que yo siga los consejos del mejor nutricionista, compre lo más caro del herbolario, me lea todas las etiquetas de los productos del supermercado si luego no soy capaz de parar el pensamiento de baja vibración que puede producirse si alguien se salta un stop delante de mi? o si alguien hace algo que a mi no me gusta.


Al igual que tenemos pensamientos maravillosos y creativos, somos capaces de crear ideas muy crueles, llenarnos la boca de malas palabras y someter al corazón al odio. Por este motivo meditar es la herramienta con la que gestionar la basura que a veces creamos.


Observo que afortunadamente cada vez más personas se hacen responsables de sus mentes y de la energía que crean. Cada vez más personas entienden y practican la nutrición mental. Una persona que se hace consciente de sus pensamientos es una persona dirigida al éxito. La ciencia señala, además, que el diálogo interno positivo genera cambios sustanciales en nuestro cerebro.


Los pensamientos, como el alimento, y el entrenamiento fisico son fuertes pilares en nuestra vida que deben estar sanos.


Hoy te dejo tres ejemplos de afirmaciones poderosas que puedes incluir en tus días, puedes decirlo antes de ir a trabajar, al levantarte, al irte a dormir, cuando estés pasando un mal momento, cuando te enfades o cuando estes sin ganas de ir a entrenar.


Una afirmación puede ser una intención, es como el pensamiento central de tu meditación.


Úsalo, créetelo y sobre todo, ten paciencia.


1) Puedo lograr la grandeza:
 Una de las afirmaciones más influyentes es decirnos a nosotros mismos a intervalos regulares que podemos lograr toda la grandeza en nuestra vida.


2) Mi cuerpo es sano, mi mente es brillante y mi alma está tranquila: Un cuerpo saludable comienza con una mente y alma tranquilas. 


3) Mi habilidad para conquistar mis desafíos es ilimitada: Mi potencial para triunfar es infinito. Simple y claro: No tienes límites excepto los que pones en tu cabeza.

 

Feliz comienzo de semana.

Espero que te haya gustando el post y siéntete libre para escribirme preguntas o impresiones.



Estoy deseando saber de ti!!


#puravida

51 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Cura una vagina.

... Cuando uno mira a los ojos del otro, hay un intercambio de cintas de ADN, que se leen en el IRIS del OJO... Esta es la conexión del CORAZÓN a los OJOS del ALMA... Del muro de Facebook de Sandra Pa