La experiencia de...

Hace algo más de un año empecé con clases de yoga. Realmente no sabía lo que me esperaba pero quería intentar algo nuevo. Mi primera clase fue “Yang” (nivel más alto) y aunque me comentaron que para la primera clase no era lo más ideal, estaba convencida que yo si podría. Después de la clase me sentí un poco decepcionada, pero, aún así quería aprender más y cogí varias clases de “Yin Yang” (medio). Después de algunos meses fui encontrando un sentimiento de paz interior especial, conseguí reducir el estrés y calmarme a mi misma en momentos difíciles.


Las posturas que a mí parecían imposibles ahora son posibles. No digo que puedo hacerlo todo, pero el aprendizaje en sí es muy divertido. He cogido flexibilidad, y noto en general más felicidad dentro en mí. He aprendido que la mente es igual o aún más importante que la parte física y que si nuestros pensamientos no están en paz, no logramos lo que realmente queremos.


Quería compartir mi experiencia con vosotr@s para dejaros saber que todo es posible. Y por supuesto darle las gracias a mi practica.


Namaste 💫





0 vistas