Eres energía



Es una realidad que somos energía y como tal emitimos frecuencias electromagnéticas.


Esto es algo que nombro mucho, en clases, conversaciones, ponencias y entrevistas. Mas allá del misticismo que envuelve muchas veces la practica del yoga, esta la ciencia que así lo reconoce. Nuestro cuerpo es energía, nuestra voz vibra en frecuencias energéticas, nuestros pensamientos y emociones son energía, y todo el mundo que nos rodea lo es también.


Por lo tanto, si somos energia, podemos preguntarnos, en que frecuencia estamos vibrando.


Las frecuencias de vibración bajas están relacionadas con sentimientos y pensamientos negativos, tales como el miedo, la rabia, la envidia, crítica, el juicio, la culpa, etc… Mientras que las frecuencias vibratorias altas están relacionadas con emociones, sentimientos y pensamientos positivos, como el propósito de vida, el amor, la alegría, la seguridad, la compasión, etc…


Dentro y fuera de nosotros actual agentes que nos propiciaran vibrar de una u otra manera. Las personas con las que nos rodeamos, el entorno, los alimentos, los pensamientos que decidimos avivar, las actividades que practicamos, la manera en la que observamos el mundo, etc...


Para saber en qué frecuencia estás, puedes preguntarte,


“¿Cómo me siento en este momento?”


Si te sientes bien es que estás vibrando en una frecuencia alta, y si te sientes mal, es que estás en una frecuencia baja. Es como pararte a escuchar de verdad lo que la radio esta diciendo y decidir si cambias de emisora, subes el volumen, o apagas la radio. Se que suena fácil, y se que a la practica luego no lo es tanto, no obstante, te animo a que practiques.


Practicar y no dejar que te pueda la prisa por obtener el fruto antes de que este madure, sera gran parte del éxito. Esta sera la fase uno para descubrir en qué frecuencia estás vibrando.


Hoy te propongo un sencillo ejercicio.


Tumbada/o sobre una esterilla o en la cama, con las palmas hacia arriba, cierra tus ojos y visualiza una luz brillante, como la de un escáner. Deja que esta luz pase por todo tu cuerpo, parte por parte, desde tus pies hasta el tope de tu cabeza. Mientras visualizas esta luz toma respiraciones profundas y suaves. Permite que el ejercicio dure unos minutos, luego suelta la atención a la luz, continua respirando lenta y profundamente. Permanece unos instantes mas en esa posición y antes de abrir tus ojos, preguntate a ti misma/o.


¿Como me siento en este momento?


Permítete sentir eso que estas sintiendo. Y para terminar mentalmente, afirma tres veces que te vas a ocupar de esto y que todo esta bien cuando estas para ti.


Si tienes dudas sobre como realizar este ejercicio, por favor, contáctame.


Estaré encantada de ayudarte.



PuraVida


1 vista