Despierta amándote

Sentiste alguna vez la sensación de levantarte estumesido, encogida, acartonad, así como si te hubieran dado palos durante el suelo?.


Si la respuesta es si, permiteme decirte que no eres la única/o 🙈 Uso además estas expresiones porque son las que muchos alumnos/as usan.


Lo cierto es que malestar matutino a veces se extiende por todo el cuerpo y las causas pueden ser pueden ser varias, desde un exceso de movimiento el día anterior, haber estado demasiado tiempo en una postura incómoda o no haber realizado una relajación antes de dormir, aún sabiendo que lo necesitas.


Hoy me gustaría regalarte esta serie para que la lleves a cabo cada mañana, y cuando digo cada mañana, quiero decir cada mañana. Se que suena a orden, pero es que quiero que entiendas que debes cultivar tu disciplina, poco favor te haces si lo haces un par de días y luego abandonas.


Practicando estos sencillos ejercicios de estiramiento te pondrás en marcha con menos tensión, más flexibilidad, un extra de energía, y más optimismo ✨


Empecemos:


Eleva las piernas contra la pared, mantén los brazos en cruz y deja las palmas de las manos hacia arriba.


Puedes permanecer con los ojos cerrados e ir despertando poco a poco.



La siguiente postura es la del Bebé Feliz, siéntete así, procura dejar las tareas para después. Cierra tus ojos, y ponte en la mente de un bebé que no tiene preocupaciones y vive el momento presente.


Estas abriendo tus caderas, y además activando el primer chakra, la seguridad, el saber que lo más importante ya está contigo y estás cuidando de esto. Estas cuidando de ti misma, imagina que placer más grande.

Medio puente. Con esta postura empezamos a mover la espina dorsal, activamos más los músculos y es una gran oportunidad para expandir los pulmones y las costillas. Recuerda quedarte en este momento, no estás en la lista de la compra, las tareas que tienes por delante para cumplir con otros, ni pensando en el tráfico que te espera, estás en ti, así que respira.


Torsiones, son de mis favoritas. Hazlas con suavidad y siente tu cuerpo, trátate con cariño.

En breve acabarás, así que toma un momento en esta postura para relajar el psoas. Relajando este músculo relajamos las lumbares, tu cuerpo lo agradecerá. A mi personalmente en esta postura me gusta poner mis manos en el estómago y acompañar a mi respiración.

Toca sentarse un poco más, hasta aquí podrías usar todas las anteriores posturas antes de ir a dormir, pero ahora estamos despertando, así que toca empezar a moverse un poco más. Alternando entre piernas puedes mover el cuello, los hombros, y hasta los músculos de la cara. Déjate guiar por tus propias necesidades.



Por último y súper importante, toma unos minutos para sentarte en una postura meditativa, con la espalda recta y trayendo a tu mente ideas y pensamientos de éxito. Visualizate sacando adelante tu día de la manera más elegante posible, cree en ello.


Eres éxito ✨



Espero que te haya gustado esta entrada al blog. Si tienes preguntas o dudas escríbeme.


Te deseo un magnífico día ✨

0 vistas